BUSCA EN LA WEB

19.9.16

Impacto de la alimentación continua vs alimentación en bolo sobre la perfusión esplácnica en recién nacidos de muy bajo peso: un ensayo aleatorio.



Autores: Bocetos, V.; Paterlini, G.; De Lorenzo, p.; Gazzolo, D.; Valsecchi, MG; Tagliabue, PE
Fuente: Journal Of Pediatrics Vol. 176 Nr. Página: 86 - 92.e2 Fecha de publicación: 01/09/2016

El objetivo de los autores fue detectar cambios en la perfusión y oxigenación esplácnica inducidos por diferentes regímenes de alimentación en recién nacidos con restricción del crecimiento intrauterino (RCIU) en comparación con los que no tienen retraso del crecimiento intrauterino. Realizaron un estudio aleatorizado en 40 recién nacidos de muy bajo peso al nacer. Cuando se lograron un aporte enteral de 100 ml / kg / día, los neonatos con retraso del crecimiento intrauterino y los que no tuvieron RCIU fueron distribuidos aleatoriamente en 2 grupos. Grupo A (n = 20) recibió una alimentación por bolo (en 10 minutos), a continuación, después de al menos 3 horas, recibió la misma cantidad de fórmula de nutrición continua durante 3 horas. Grupo B (n = 20) recibió una alimentación administrada de forma continua durante 3 horas, seguido de una administración en bolo (en 10 minutos) de la misma cantidad de fórmula después de al menos 3 horas. En el día de la aleatorización, se midió la oximetría regional intestinal y cerebral a través de la espectroscopia cercana al infrarrojo y mediante ultrasonido doppler de la arteria mesentérica superior. Los exámenes se llevaron a cabo antes de la alimentación y a los 30 minutos después de la alimentación por bolo, también antes de la alimentación continua durante 3 horas, a los 30 minutos después del inicio de la alimentación, y a los 30 minutos después del final de la alimentación de la alimentación continua.
Encontraron que la ecografía doppler de la a arteria mesentérica superior mostró valores significativamente más altos de perfusión después de la alimentación en bolo que después de la alimentacion continua. Los valores de espectroscopia espectroscopia cercana al infrarojo se mantuvieron estables antes y después de las tomas. Los neonatos con retraso del crecimiento intrauterino y los que no tuvieron RCIU mostraron los mismos patrones de perfusión y oxigenación. Los autores concluyen que de acuerdo con sus  resultados , la alimentación en bolo es más eficaz que la alimentación continua en el aumento de la perfusión esplácnica.

21.6.16

Altas dosis de eritropoyetina e hipotermia para tratamiento de encefalopatía hipóxico-isquémica: Un ensayo de fase II.

Autores: Wu, Y.W .; Mathur, A.M .; Chang, T y cols.
Fuente: Pediatrics Vol. 137 Nr. Página 6: - Fecha de publicación: 01/06/2016




El objetivo de los autores fue determinar si la administración de varias dosis de eritropoyetina (Epo) junto con hipotermia mejoran los resultados neurorradiográficos a corto plazo en los recién nacidos con encefalopatía hipóxico-isquémica.
Los autores realizaron un estudio de  fase II, doble ciego, controlado con placebo,  asignaron al azar a los recién nacidos para recibir Epo (1.000 U / kg por vía intravenosa; n = 24) o placebo (n = 26) a los 1, 2, 3, 5 y 7 días de edad. Todos los bebés tenían encefalopatía moderada / severa; depresión perinatal (Apgar menor de 5 a los 10 minutos, pH menor de 7 o déficit de base igual a 15, o reanimación a los 10 minutos), además recibieron hipotermia.
El resultado primario evaluado fue el neurodesarrollo a los 12 meses mediante la Escala Motora de Alberta para lactantes y evaluación inicial del desarrollo de Warner. Dos observadores independientes clasificaron la gravedad de la lesión del cerebro explorado con resonancia magnética nuclear mediante un sistema de puntuación establecido.
La edad media de la primera administración de Epo fue de 16,5 horas (SD, 5.9). Las muertes neonatales no difirieron significativamente entre el grupo Epo y el grupo placebo (8% vs 19%, P = 0,42). La RM cerebral fue realizada en promedio a los 5.1 días (DE, 2,3) mostró una puntuación global de la lesión cerebral menor en neonatos tratados con EPO (mediana, 2 vs 11, p = .01). Lesión moderada / grave cerebro (4% vs 44%, P = 0,002), lesión subcortical (30% vs 68%, P = 0,02), y las lesiones del cerebelo (0% vs 20%, P = 0,05) fueron menos frecuentes en el grupo Epo que en el grupo placebo. A la edad promedio de 12,7 meses (SD, 0.9), el rendimiento motor en los tratados con Epo (n = 21) versus recién nacidos tratados con placebo (n = 20) fue: Escala Motora de Alberta (53,2 vs 42,8, P = 0,03 ; evaluación inicial del desarrollo de Warner  (28,6 vs 23,8, p = .05).
Los autores concluyen que altas dosis de Epo asociadas a hipotermia para el tratamiento de encefalopatía hipóxico-isquémica puede resultar en menos lesiones cerebrales evaluadas mediante resonancia magnética y mejor  función motora al  1 año de edad.


24.2.16

Estimación de la profundidad de inserción del catéter umbilical en recién nacidos utilizando el peso o la medida corporal: un ensayo aleatorio

Autores: Kieran, E.A .; Laffan, e.e. .; O'Donnell, C. P.

Fuente: ARCHIVES OF DISEASE IN CHILDHOOD (FETAL AND NEONATAL EDITION) Vol. 101 Nr. 1 páginas: 10 – 5. Fecha de publicación: 01/01/2016

Los autores refieren que la posición incorrecta de los catéteres venosos y arteriales (CVU y CAU) se asocia con mayores complicaciones en los recién nacidos. La profundidad de inserción del catéter a menudo se calcula mediante mediciones en la superficie corporal. Con la finalidad de determinar si la estimación de la profundidad de inserción de catéteres umbilicales utilizando el peso al nacer (PN), en lugar de medidas de la superficie corporal, producen catéteres correctamente posicionados con mayor frecuencia, asignaron al azar a los recién nacidos para calcular la profundidad de inserción de CVU y CAU mediante fórmulas basadas en PN o al uso de gráficos basados ​​en la longitud del hombro-ombligo. El resultado primario que evaluaron  fue la posición correcta de la punta del catéter en la radiografía evaluada por un radiólogo que desconocía la asignación de grupos. Encontraron que la inserción CVU tuvo éxito en 97/101 (96%) neonatos, pero el catéter no avanzó a la profundidad estimada en 22 casos. No encontraron diferencias en la proporción de CVU correctamente posicionados entre los grupos (peso 16/51 (31%) vs medición 13/46 (28%), p = 0,826). Las puntas de los 52 (54%) CVU se ubicaron en el sistema venoso portal o estuvieron demasiado bajos en la radiografía. La inserción CAU fue exitosa en 62/87 (71%) neonatos. En el grupo de peso, más recién nacidos  tenían la punta del CAU en posición correcta (grupo peso 29/32 (91%) vs grupo medición  15/30 (50%), p = 0,001). Los autores concluyen que los CVUs a menudo no se insertaron a la profundidad estimada, y sus puntas estaban en el sistema venoso portal o demasiado bajos al ser visualizados mediante radiografía. El uso del PN para estimar la profundidad de inserción no produjo más CVU posicionados correctamente. Los intentos de inserción de CAU a menudo no son exitosos, pero  cuando se usa el  PN para estimar la profundidad de inserción, hay más catéteres  correctamente posicionados.

Traducido por Darío Escalante.

31.1.16

Apoyo Respiratorio No Invasivo

Fuente: PEDIATRICS Volumen 137, número 1, enero 2016:e20153758

Autores: Cummings JJ, Polin RA, AAP the COMMITTEE ON FETUS AND NEWBORN

Los autores manifiestan que la ventilación mecánica se asocia con incremento de la supervivencia de los recién nacidos prematuros, pero también se asocia con una mayor incidencia de la enfermedad pulmonar crónica ( displasia broncopulmonar ). La presión nasal positiva continua en la vía aérea ( nCPAP ) es una forma de ventilación no invasiva que reduce la necesidad de ventilación mecánica y disminuye  tanto la  muerte como la displasia broncopulmonar . Los otros modos de ventilación no invasiva, como la ventilación nasal intermitente con presión positiva (NIPPV), presión positiva bifásica de las vías respiratorias (BIPAP), y cánula nasal  de alto flujo (HFNC), se han introducido recientemente como posibles alternativas a la ventilación mecánica o nCPAP en las  Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).
Los autores concluyen que: 1)  La VPPIN sincronizada disminuye la frecuencia de falla posterior a la extubación en comparación con nCPAP. 2) Los estudios que utilizan la VNI no sincronizado o BiPAP para el fracaso posterior a la extubación no son concluyentes. 3) Los datos no apoyan la superioridad de la VNI / BiPAP (sincronizada o no sincronizada) sobre nCPAP para el manejo de los recién nacidos con SDR. 4) No hay evidencia publicada sobre el  beneficio de la VNI o BiPAP para la apnea del prematuro. 5) Se necesita más investigación antes de recomendar la VNI o BiPAP sobre nCPAP para el manejo de los recién nacidos con SDR o apnea. 6)  Los dispositivos HFNC utilizados en los recién nacidos prematuros deben pre-acondicionar los gases inspiratorios a las condiciones normales del gas de la traquea (37 ° C y una humedad relativa del 100%). 7) Los dispositivos HFNC que pre-acondicionan la mezcla de gas inspiratorio y entregan flujo de  2 al 8 L / minuto pueden ser una alternativa eficaz a nCPAP para el fracaso post-extubación. Sin embargo, se necesitan más datos. 8)  La HFNC a velocidades de flujo HFNC de hasta 8 L / minuto puede estar asociada con menos trauma nasal que el  nCPAP.
Los autores refieren que las nuevas modalidades de ventilación no invasiva pueden ser alternativas eficaces a nCPAP y pueden ofrecer algunas ventajas, pero los datos sobre su eficacia y  seguridad aún son limitados.
Traducido y resumido por: Darío Escalante

25.12.15

Riesgo de Infección con el uso de catéter central de inserción periférica y catéteres umbilicales en recién nacidos prematuros.

Autores:  Shalabi, M .; Adel, M .; Yoon, E .; Aziz, K .; Poso.; Shah, P.S .; Canadian Neonatal, N.e.twork

Fuente: Pediatrics Vol. 136 Nr. 6 Página: 1073-9 Fecha de publicación: 01/12/2015

Los autores compararon  las tasas de infección del torrente sanguíneo (ITS) asociadas al uso de catéter central de inserción periférica (PICC) en neonatos prematuros   menores de 30 semanas de gestación en comparación con la inserción de un  catéter venoso umbilical (CVU) inmediatamente después de su nacimiento. Realizaron un  estudio retrospectivo de cohortes, examinaron los datos de los recién nacidos menores de 30 semanas de gestación  entre enero del  2010 y diciembre del 2013 de las unidades neonatales en la Red Canadiense de Neonatología. Los  recién nacidos a los que se les insertó un  PICC en el primer día después del nacimiento (día 1) fueron emparejados con 2 grupos adicionales:  los que recibieron un CVU en el día 1 y los que recibieron un CVU en el día 1 que luego fue cambiado por un PICC después de 4 días o más. El resultado primario que evaluaron los autores fue el número de recién nacidos con ITS por 1.000 días de catéter, el cual se comparó entre los 3 grupos utilizando análisis multivariado. Revisaron los datos de  540 recién nacidos  elegibles (180 por grupo). No encontraron  diferencia significativa en los recién nacidos con ITS / 1000 días de catéter entre los 3 grupos (9.3 vs 7.8 vs 8.2 / 1000 días de catéter, respectivamente; P> 0,05) a pesar de una menor tasa de sepsis  tardía en el grupo de recién nacidos que solo recibieron CVU. Los autores concluyen que no  hubo diferencia significativa en la incidencia de ITS entre los recién nacidos muy prematuros que recibieron un PICC, CVU, o CVU seguido por PICC como el principal modo de acceso venoso después del nacimiento.  Los autores sugieren la realización de un ensayo controlado aleatorio prospectivo para orientar aún más la práctica en relación con el acceso venoso primario y la reducción de infección en recién nacidos prematuros menores de 30 semanas. 

Traducido por: Darío Escalante

1.11.15

Efecto de Ibuprofeno oral a dosis alta para el cierre de Ductus Arterioso Persistente en Recién Nacidos Prematuros

Autores: Pourarian, S.; Takmil, F.; Cheriki, S.; Amoozgar, H.

Fuente: American Journal of Perinatology. Vol: 32 Nro: 12 Págs: 1158 - 63

Los autores compararon la eficacia y los posibles efectos adversos de ibuprofeno oral a dosis alta en comparación con dosis  estándar para conseguir el cierre del conducto arterioso permeable (PDA). Realizaron un ensayo clínico desde abril 2012 hasta mayo 2013 en recién nacidos prematuros menores de 37 semanas entre los 3 a 7 días de edad post natal y  con diagnóstico ecocardiográfico de  PDA hemodinámicamente significativo. Los  asignaron aleatoriamente a dos grupos de tratamiento con ibuprofeno durante tres dias:  dosis alta (20-10-10 mg / kg / d) y dosis estándar (10-5-5 mg / kg / d). Evaluaron el efecto del tratamiento mediante ecocardiografía, además evaluaron la presencia de disfunción renal, complicaciones gastrointestinales, sangrado e hiperbilirrubinemia. De un total  de 60 recién nacidos, se administró dosis alta a 30 recién nacidos y los 30 restantes recibieron la dosis estándar.  Observaron cierre completo ductal  en 20 (70%) de recién nacidos tratados con régimen a dosis altas en comparación con 11 (36,7%) en el grupo de régimen de dosis estándar (p=0,010). No se reportaron efectos adversos  gastrointestinales, renales, o hematológicos.  Los autores concluyen que el  ibuprofeno oral a dosis alta parece ser más eficaz que el régimen de dosis estándar para el cierre de la PDA en neonatos prematuros sin incrementar los efectos adversos.

Resumido por Darío Escalante.

5.10.15

El análisis de la variabilidad del ritmo cardíaco es más sensible que los signos vitales convencionales par a la identificación de la sepsis neonatal.

Autores:  Fredrick J. Bohanon,  Amy A. Mrazek,  Mohamed T. Shabana y Cols.

Fuente:  The American Journal of Surgery, Vol 210, No 4, October 2015

Los autores obtuvieron datos de una cohorte de recién nacidos de extremado bajo peso al nacer (EBPN)  (< 1.000 g)  hospitalizados en la Unidad de Cuidados Especiales infantiles. Hubo 11 (n=11) cultivos positivos  en 4 pacientes. Hubo 6 neonatos no sépticos saludables como  controles. No hubo diferencia estadística en la edad de los controles sanos y pacientes sépticos (27,33±.67 vs 26,75±1,37 semanas, P = 0,68). 67% de los controles sanos y 75% de los pacientes sépticos eran mujeres (P=,80). El peso al nacer fue 643,00 ± 101,1 g en los controles sanos vs 697,8 ± 113,8 g en pacientes sépticos (p = 0,73). No hubo diferencia estadísticamente significativa en la duración de la estancia entre los controles sanos y pacientes sépticos (110.00 ± 17.65 vs 92.00 ±37.12 días, P = 0,64). Ninguno de los pacientes murió en el grupo de control, mientras que 2 (50%) murieron en el grupo séptico.
El análisis  tradicional de la señal de frecuencia cardiaca (FC) reveló un aumento significativo de FC en neonatos sépticos en comparación con los controles sanos (168,0 ±5,5 vs 152,3 ± 4,2 latidos por minuto -lpm) (P< .05). No hubo diferencias en gasto cardiaco GC (0,188 ± 0,006 vs 0,187 ± 0,006 L / minuto, P = 0,97; Índice de contractibilidad (ICON) (76,25 ± 8,75 20,89 vs 125,5  l / segundo (P = 0,10); o presión arterial media MAP (45,25± 5,39 vs 58,00 ±10,04 mm Hg (P = 0,33) entre sépticos y  sanos. La saturación de oxígeno (SpO2) de los neonatos sépticos se redujo significativamente a 93,00 ± 0,82% en comparación con el 97,00 ± 0,68% en los controles sanos (P = 0.005).
Estos resultados indican que los signos vitales no convencionales tales como VFC son más sensibles que los signos vitales que se utilizan tradicionalmente , como el gasto cardíaco y la presión arterial media, en la confirmación de la sepsis en recién nacidos con extremado bajo peso al nacer. La VFC puede permitir la identificación temprana de la sepsis.

Traducido y resumido por: Darío Escalante.

29.8.15

Imágenes: Feto papiraceo

El término feto papiráceo se utiliza para describir a un feto momificado relacionado con una gestación gemelar o múltiple, en este caso, el feto obitado, tiene la región del tórax y abdomen, completamente aplanados, se pude observar un apéndice en la clavícula izquierda, igual a la que presentó su gemelo vivo, lo que hace suponer que eran siameses clavicópagos.

14.8.15

Paracetamol enteral o indometacina intravenosa para el cierre del conducto arterioso persistente en neonatos prematuros: un ensayo controlado aleatorio




Autores: Dash, S.K .; Kabra, N.S .; Avasthi, B.s .; Sharma, S.R .; Padhi, P .; Ahmed, J.


Fuente: Indian pediatrics.Vol. 52. Página 7: 573-8 Fecha de publicación: 07/08/2015


Los autores compararon la eficacia del paracetamol enteral y la indometacina intravenosa para el cierre del conducto arterioso permeable (PDA) en recién nacidos prematuros.
Realizaron un ensayo controlado aleatorio en una unidad de cuidados intensivos neonatales Nivel III, incluyeron77 neonatos prematuros con peso al nacer menor de 1.500 g y PDA tamaño menor de 1.5 mm, con flujo ductal de izquierda a derecha y proporción de aurícula izquierda a la raíz aórtica mayor 1.5:1; el PDA fue diagnosticado por ecocardiografia 2D dentro primeras 48 horas de vida.
Administraron paracetamol gotas a través del tubo de alimentación (15 mg / kg / dosis cada6 horas durante 7 días) o indometacina intravenosa (0,2 mg / kg / dosis una vez al día durante 3 días).
La tasa de cierre de PDA fue evaluada por ecocardiografía. También evaluaron la necesidad de cierre quirúrgicodel ductus, insuficiencia renal, sangrado gastrointestinal, enterocolitis necrotizante, hepatotoxicidad, hemorragia pulmonar, sepsis, hipotermia, retinopatía del prematuro, hemorragia intraventricular, displasia broncopulmonar y la mortalidad.
La tasa de cierre de PDA fue del 100% (36/36) en el grupo de paracetamol enteral, en  comparación con 94,6% (35/37) en el grupo de indometacina intravenosa (P = 0,13).
Los resultados secundarios también fueron similares entre los dos grupos. No hubo hepatotoxicidad.
Los autores concluyen que el paracetamol enteral es seguro, pero no superior a la indometacina intravenosa en el tratamiento de PDA en recién nacidos prematuros.

Traducido por: Darío Escalante.

27.3.15

Sacarosa y calor para analgesia en recien nacidos sanos: un estudio clínico aleatorizado.



Autores: Larry Gray,  y Cols.

Fuente: Pediatrics 2015; 135:e607-e614

Los autores refieren que cada vez más datos  sugieren que el dolor neonatal tiene consecuencias a largo plazo. Las técnicas no farmacológicas (probar sacarosa, chupón, y lactancia materna) son eficaces y ampliamente utilizadas para combatir el dolor neonatal de poca intensidad. Los autores examinaron el efecto analgésico de la sacarosa en combinación con el calor radiante en comparación con la sacarosa sola durante un procedimiento doloroso en los recién nacidos sanos a término.
Incluyeron 29 recién nacidos  en el Hospital Universitario de Chicago. Ambos grupos  recibieron 1,0 ml de solución de sacarosa al 25% 2 minutos antes de la vacunación, y a un grupo, además, se le proporcionó calor  procedente de un calentador  radiante para recién nacidos  antes de la vacunación. Evaluaron el  dolor mediante la comparación de las diferencias en grito, mueca, la variabilidad del ritmo cardíaco (es decir, la arritmia sinusal respiratoria) y la frecuencia cardíaca entre los grupos.
Encontraron que el grupo de sacarosa  más calor lloraban y hacían muecas 50% menos tiempo después de la vacunación que el grupo de sacarosa sola. El grupo de sacarosa más calor tenía la frecuencia cardíaca y la variabilidad de la frecuencia cardiaca (es decir, la arritmia sinusal respiratoria) con respuestas más bajas en comparación con el grupo de sacarosa sola, lo que refleja una mayor capacidad de regular fisiológicamente su respuesta a la vacunación dolorosa.
Los autores concluyen que la combinación de sacarosa y el calor radiante es más efectiva como analgésico en los recién nacidos y reducen el dolor mejor que la sacarosa sola
Los autores concluyen que la combinación de sacarosa y el calor radiante es más efectiva como analgésico en los recién nacidos y reducen el dolor mejor que la sacarosa sola.

Traducido por: Darío Escalante